26 may. 2008


No he podido resistirme ir al cine a ver la nueva entrega de Indiana Jones. Ya decían desde Cannes que la acción era excelente y su guión algo pobre, así que iba algo avisado... pero no podía esperarme que fuera tan mala.

Tiene muchos elementos rescatados del pasado. Disfrazados de homenaje pero claramente identificables como un claro síntoma de falta de ideas para revitalizar la serie. Personajes de entregas anteriores conviven con los nuevos:una parodia de espía rusa encarnada por Cate Blanchett (que no está en su mejor momento), y un apuesto Shia LeBouf, lo más salvable de las novedades, cuya entrada al más puro estilo Marlon Brando es insuperable.

Persecuciones, reliquias, bichos, muchos soldados (ahora rusos, no nazis) y mucho menos connotación política o social que en otras ocasiones. Un Indiana Jones que oscila entre un James Bond de la guerra fria y la agente Scully de X FILES.

Ni el principio ni el final son realmente espectaculares. Muchas escenas de esas que han metido para el videojuego que sacarán de la película, y una historia previsible desde el minuto uno.

La primera entrega de INDIANA JONES es un clásico, la segunda fue menos intensa pero muy entretenida. La tercera no sólo no fue un batacazo o una secuela inocua, sino que engrandeció la leyenda con el acierto de contar con Sean Connery como su padre. Esta cuarta es una caricatura hecha por alguien menos inteligente que en las anteriores.

No va a conseguir enmancillar el recuerdo de la trilogía, pero no creo que vaya uno a volver a verla. Vaya, que es un mojón.

12 may. 2008


Tim Travis (Emile Hirsch) es el único que conoce el secreto de su hermano Matt (Kip Pardue). A pesar de ser toda una estrella de la natación y el ojito derecho de su padre, Jeff Daniels, odia profundamente la natación. La tragedia se ceba con la familia Travis una mañana en la que Tim desayuna junto a su madre (Sigourney Weaver). Desde ese momento, se convierten en el típico ejemplo de familiar disfuncional, y trataran de superarlo para volver a ser una familia.

Da gusto ver una película tan bien hecha, con tan buenos actores y medios. No es que sea puro "mainstream", pero se agradece la factura de esta cinta. Y sobre todo los personajes tan increíbles de esta familia, que parecen no encajar entre ellos. Sería una versión menos edulcorada de LITTLE MISS SUNSHINE/06.

Emile Hirsch, cuya carrera está llena de papeles arriesgados y de los que sale muy bien parado, forma un duo interpretativo junto a Sigourney Weaver que conforman los mejores momentos y diálogos. Muchos temas intensos en una película que merece la pena echar la tarde.

 

blogger templates | Make Money Online