26 mar. 2009



Por Alejandro Contreras

Contradictoria. Creo que es el mejor apelativo que se le puede dar al último trabajo de Pedro Almodóvar. Y difícil de clasificar.

Si tuviera que decir qué genero tiene, me cuesta. Lo que a priori se antoja como un dramón de muy señor mío, está tan interrumpido por guiños almodovarianos y escenas cómicas (metidas con calzador, todo hay que decirlo), que yo no llegue a empatizar con las tragedias de los personajes. Eso sí, al salir del cine sólo recordaba los buenos ratos cómicos.

Se cumplen todos los tópicos de Almodóvar: la aparición de su hermano, sus referencias a cualquiera de los productos de PRISA, la historia que se mezcla con un rodaje, etc. Haciendo un simil con la industria discográfica, LOS ABRAZOS ROTOS/09 es una especie de "Greatest Hits" con un tema inédito, CHICAS Y MALETAS que te hace comprar de nuevo el material.

No es de sus peores películas, ya que cuenta con grandes profesionales en la producción (fotografía y música muy destacable), pero tendría que revisar mejor los guiones y el montaje de la película. La historia que vertebra la película parece que es un vehículo para enlazar varias escenas que en principio no tienen mucho que ver. Ese absurdo estaría bien en una película absurda, pero con un montaje de cine serio, no toca. A los pocos minutos puedes dibujar el desenlace de la historia. ¿Nadie le avisó a Pedro de lo mal que estaba quedando la escena de los gin-tonics? En definitiva, Almodóvar no te va a ofrecer una mala película, pero seguro que esta no es de esas que le reportará premios internacionales ni nada de eso.

Sin ser de sus mejores películas, tiene momentos cinematográficos inolvidables. En concreto, esas escenas donde un material grabado con anterioridad se convierte en protagonista de la escena, ya sea en la parte de la lectora de labios como en el cruce de Lanzarote. Yo creo que desde CARNE TRÉMULA/97 no había vuelto Pedro a grabar encuentros sexuales tan novedosos y artísticos como en esta ocasión, en particular esa escena donde las sabanas son una segunda piel para los amantes. Aunque me horrorizó LA CONCEJALA ANTROPÓFAGA/09, ese cortometraje spin-off del personaje de Carmen Machi, es cierto que la escena que protagoniza en LOS ABRAZOS ROTOS/09 es antológica y de las más divertidas.

El reparto es tan contradictorio como la propia película. No están mal pero tampoco están Penélope Cruz y Blanca Portillo a la altura de sus trabajos en VOLVER/06. En cambio, con pocos minutos en la película Lola Dueñas y Carmen Machi están para inflarlas a premios, y para que Almodóvar cuente con ellas para una comedia en condiciones. El elenco femenino se completa con multitud de ex-chicas Almódovar (Chus Lampreave, Rossy De Palma, Mariola Fuentes, Ángela Molina y Kiti Manver) y una Kira Miró que debe mucho a sus tetas.

El elenco masculino tiene dos primeros espadas que están estupendos: José Luis Gómez y Lluis Homar. Lluis Homar está impresionante. Las dudas que yo tuviera si sería creible una relación entre él y Penélope Cruz se esfumaron en las primeras escenas. El cura homosexual de LA MALA EDUCACIÓN/04 luce un aspecto físico inmejorable, y consigue despertar más pasiones con ese chandal tan ceñido que luce, que los chicos más jovenes de la película. Tamar Novas, el niño de MAR ADENTRO/04, da vida a un personaje que parece una prolongación de su trabajo en la cinta de Amenábar. Cierra el casting de chicos, los televisivos Alejo Sauras y Rubén Ochandiano, además de Dani Martín (en una escena tan prescindible como la de Kira Miró). Rubén está genial defendiendo un personaje mal escrito en la historia (¿qué motivaciones tiene en toda esta historia?).

Cuatro días después de verla creo que he podido hacer una valoración algo más acertada que la que podría haberos ofrecido el pasado domingo. No es un peliculón, pero yo disfruté de lo lindo. Más entretenimiento que cine, aunque puede empachar tanto autohomenaje.

3 mar. 2009


Tras la muerte de su esposa, Walter Vale (Richard Jenkins) continúa su trabajo como profesor de economía en la Universidad de Connecticut. Lleva una vida metódica y bastante solitaria, que rellena con un libro que nunca acaba y con unas clases de piano que no le son nada útiles. En un viaje a Nueva York para presentar una ponencia, aprovecha para alojarse en un apartamento que tiene en Manhattan. Con sorpresa descubre que en su apartamento llevan dos meses viviendo Tarek (Haaz Sleiman) y Zainab (Danai Jekesai Gurira), un sirio que toca el "djembe" y una senegalesa que diseña bisuteria étnica. Ambos son inmigrantes ilegales.
Su retrato sobre el tema de la inmigración ilegal en el Nueva York post 11 de septiembre es digno de ser mostrado en colegios e institutos porque es una película con una gran fuerza educativa. Escrita y dirigida por Tom McCarthy, es realmente una película pequeña de presupuesto pero muy grande en su mensaje, en su relato y en las interpretaciones.
Richard Jenkins hace un gran trabajo con un personaje que no exige un mimetismo físico, grandes monólogos o contínuos arranques dramáticos, pero consigue hacer creíble su papel y cómo va evolucionando en la historia. Ni que decir que los otros tres actores secundarios están de dulce, incluyendo a Hiam Abbass. Sin destripar mucho la trama, es muy sorprendente como uno de los personajes que está aislado del resto, de alguna manera marca la vida y la interacción de los otros personajes.
En definitiva, una película independiente de veras, con un mensaje necesario y con un resultado cinematográfico más que notable.

1 mar. 2009

Kym (Anne Hathaway) está contentísima de asistir a la celebración de boda de su hermana Rachel (Rosemarie Dewitt). Este permiso del centro de rehabilitación dónde está ingresada, le permitirá reencontrarse con su familia que desde el divorcio de sus padres no anda muy unida. Este ambiente de stress con los preparativos y de demostración continua de felicidad, hará mella en Kym sacando a la luz viejas rencillas familiares.

Es cierto que este papel ayudará a los productores de cine a ver que Anne Hathaway es algo más que la sustituta de Julia Roberts. Está espléndida a pesar del corte de pelo (y de unas mechas horribles que se pone a mitad de la película), creando el único personaje creible de la historia. Y no porque no existan personajes cómo los que muestra la película, sino porque los actores no aciertan a darle vida real.

Después de verla, me pregunto: ¿para qué ha hecho esta película Jonathan Demme? ¿Aporta algo al cine o al que la va a ver? Pues después de verla, a los cinco minutos se me ha olvidado. Algo como me pasó con la aburrida REVOLUTIONARY ROAD/08. Sólo recuerdo la escena del sotano de Anne Hathaway con Mathew Zickel. Lástima que el personaje de éste tenga tan poco peso en la historia...

 

blogger templates | Make Money Online