15 sept. 2009

Por Alejandro Contreras

Piero (Luca Argentero) lleva 14 años compartiendo su vida con Remo (Filippo Negro). Dedicado en cuerpo y alma a la política, no desaprovecha su posición para luchar por los derechos de la comunidad LGBT. Cuando su partido le pide participar en las primarias para elegir candidato para la alcaldia, Piero desconoce que el candidato ya está cerrado. Ilusionado porque su ciudad pueda tener un alcalde abiertamente homosexual como Paris o Berlín, se rodea de sus amigos y consegui ser el segundo más votado en las primarias. La repentina muerte del candidato votado hace que Piero pase a ser automaticamente el candidato de su partido para la alcaldía. El partido trata de disuadirle pero Piero no quiere dejar pasar esta oportunidad. Sabiendo que la ciudad es de un marcado corte conservador, el partido le impone que trabaje codo con codo con Adele (Claudia Gerini), una política de raza y de ideas de centro-derecha.

No es ninguna noticia que Italia es uno de los paises donde los derechos de la comunidad LGBT más dañados están, y buena parte es por la ausencia de un partido fuerte de izquierda que luche por esos derechos. Una comedia es la mejor forma de hacer partícipe a la audiencia de una problemática que aún sigue levantando en una Italia donde la Iglesia Católica sigue teniendo mucho peso. Este proyecto es una opera prima de Umberto Riccioni Carteni, que ha sido durante más de 15 años asistente de dirección. Cuenta en el reparto con Luca Argentero que es toda una celebridad en Italia tras su paso en el Grande Fratello/Big Brother, protagonizar un exitoso calendario de la revista Max y comenzar a actuar en series de televisión. Tanto el director como los tres protagonistas fueron nominados a los David di Donatello (los Oscars del cine italiano), aunque personalmente creo que Filippo Negro está soberbio. Os puede sonar de otra película de temática italiana llamada LE FATI IGNORANTI/01.

Comedia ligera, ideal para una audiencia que no esté muy familiarizado con estos temas, aunque para aquellos que habitualmente consumen este tipo de cine no les aportará mucho.

14 sept. 2009



Por Alejandro Contreras

Antoine (Alexandre Carril) y Quentin (Victor Carril) son dos hermanos gemelos de 18 años. Enterados de la muerte de su madre a la que apenas han conocido, y sin decirle nada a su padre, deciden coger un par de mochilas y viajar a España para poder asistir al funeral de su madre. Con el poco dinero que disponen no tienen más remedio que ir compaginando el autostop con largas caminatas. Un duro viaje que no sólo les llevará al funeral de su madre.

Lo primero que se te viene a la mente tras ver esta película es el cine de Marc Rechá, y sobre todo PAU I EL SEU GERMÁ/01 y DIES D'AGOST/06. Muchas de esas coincidencias me las voy a reservar para no destriparos la película, aunque sí puedo decir que ambas cintas están escritas con muchos más silencios que palabras, donde tienes que estar alerta para percibir parte de la historia que no es tan explícita. Quién crea que por ser una película con temática gay se va a encontrar incesto entre los hermanos. Los tiros no van por ahí, aunque no voy a contaros mucho más. Eso si, aunque todos los actores de la película son franceses fue una sorpresa encontrarse a uno de los protagonistas de KRAMPACK/00.

Es tal el parecido físico (y el hecho de que van vestidos y peinados de la misma manera) que aunque los personajes son bien distintos, cuesta ir reconociéndo quién es quién en cada nueva toma. La grandeza de esta película es que tienes que tener todos los sentidos en ella para poder exprimirla al máximo y enterarte bien de lo que va ocurriendo. Debido a la ley de protección del menor, se suelen utilizar gemelos para rodar un personaje infantil (y así doblar el tiempo posible para rodar ese personaje), con lo cuál no sorprende que ésta sea la tercera película donde trabajan juntos los dos hermanos Carril. Realmente no tienen grandes escenas dramáticas y su interpretación pende mucho de su expresividad facial, saliendo victoriosos del reto.

Pequeña delicatessen para aquellos que gusta de un cine poético y sin artificios cinematográficos.

7 sept. 2009

Por Alejandro Contreras

Dejando atrás Praga, un joven profesor (Pavel Liska) llega a trabajar a un pequeño entorno rural. Ni los aldeanos de allí, y mucho menos sus padres, comprenden que alguien con su curriculum decida estar en un lugar como éste. El profesor lleva una vida bastanta tranquila y solitaria, hasta que la cuarentona Marie (Zuzana Bydzovská) pone su ojo en él y lo implica en la vida que lleva con sus vacas y su hijo (Ladislav Sedivý) de 17 años. Poco a poco el profesor es alguien más en el pueblo, aunque él aún no ha confiado que es homosexual. Una visita de alguien de su pasado, además de amenazar el equilibrio que tiene, se percata que se percata que el profesor se está enamorando de quién no debe.

El cine checo de temática gay existe, más allá de las películas/documentales sobre la prostitución de jóvenes checos con gays de medio mundo (MANDRÁGORA/97) y las producciones de Bel Ami. Y no está nada mal. Lo primero es que han conseguido contar una historia que a priori parece la misma de siempre, pero que no se desarrolla como suele presentarlo el cine y cuyo final os dejará os sorprenderá. No digo más.

Aunque el protagonista en principios es el profesor, la película da un cambio de rumbo para que sea el personaje de Marie, la cuarentona enamorada del profesor, quién realmente lleva el peso de la historia. Y no solo porque el guión lo diga, sino porque Zuzana Bydzovská es un animal interpretativo que no solo roba-escenas sino que consigue roba lar película hacia ella. Los personajes son más reales que "arquetipos cinematográficos", en un guión más lleno de verdad que en otros historias de temática gay cargadas de "ciencia ficción sin efectos especiales".

En definitiva, esta película es toda una sorpresa que os recomiendo que veáis.

6 sept. 2009


Por Alejandro Contreras

Se hicieron amigos en la universidad, y ahora una década después siguen viéndose, ya sea en las partidas de squash o las noches que salen de cenas y copas. Julie (Nicole Bilderback), la unica chica del grupo no para de escalar en su empresa y comparte su vida con Andrew (Ryan Locke) que está a punto de arrancar su primera empresa. No son los únicos de la pandilla que comparten casa: Felix (Thomas Sadoski) y Tony (Andrew Wei Lin), el hermano de Julie, comparten apartamento y una terraza donde se tumban a hablar: el primero rehuye las relaciones estables con las chicas que va conociendo, además de esconder una fuerte adicción, mientras que el segundo ansía tener una relación duradera con un hombre. La quinta pata de este grupo es un Ben (Colin Fickes) que desea que Andrew cuente con él para su nueva empresa, mientras pasa su tiempo buscando sexo en internet con chicos que lo desprecian por su sobrepeso.

No es una pelicula de historias cruzadas al uso, pero sí de cinco personajes cada uno con una trama paralela. Lo más novedoso es el planteamiento que se hace de la generación actual de treintañeros que parecen los veinteañeros de hace una década por el tipo de problemas y conflictos a los que se enfrentan, y por la madurez que tienen.

La película tiene muy buena factura, trata de mostrar diversas problemáticas aunque con más énfasis en las más trilladas. Al final este tipo de cintas quieren abarcar tantas cosas que tras verla son rápidamente olvidables. Del elenco protagonista, sin duda Nicole Bilderback sobresale sobre el resto de sus compañeros masculinos.

No es una película demasiado especial, pero no esta mal para pasar un domingo por la tarde.

5 sept. 2009


Por Alejandro Contreras

Göran (Gustaf Skarsgard) está viendo cumplido sus sueños: junto a su marido Sven (Torkel Petersson) acaban de estrenar una casa con jardín en un barrio residencial, además de empezar su primer trabajo como doctor. Lo único que le falta es adoptar a un niño, aunque es consciente de que siendo una pareja homosexual no podrán acceder a la adopción de niños extranjeros. Cuando ya casi se habían hecho a la idea, les llaman para decirle que hay una posibilidad, y esa se llama Patrik (Thomas Ljungman).

Aunque tiene un punto de arranque parecido que la francesa COMME LAS AUTRES/08, el desarrollo no tiene nada que ver. Muy buen contada, estupendamente interpretada y bastante creíble.

A veces lo más efectivo es ser conciso: es una de mis películas favoritas de temática gay del 2008. Ahí queda eso.

1 sept. 2009

Por Alejandro Contreras

La actriz Tilda Swinton es la narradora de este documental que revisa principalmente la obra y la vida pública de Derek Jarman, sin entrar mucho en su vida privada.

Falleció en 1994 pero ha dejado un legado que lo marca como uno de los clásicos y más revolucionarios creadores del cine de temática gay con obras tan fundamentales como SEBASTIANE/76, CARAVAGGIO/86 o EDWARD II/91. También será recordado por sus grandes trabajos en la industria del videoclip, autor de IT´S A SIN y RENT de Pet Shop Boys además del LOSING MY RELIGION de R.E.M. Su legado va más allá a su trabajo, ya que ha sido un importante militante de la lucha de los derechos de LGBT.

Merecido homenaje a un creador tan personal como Derek Jarman. Si bien hay partes del documental donde Tilda Swinton consigue expresar en un lenguaje parecido al que usaba Derek Jarman, y no es nada fácil, pero creo que le falta un punto de entusiasmo para que la audiencia de esta cinta se anime a visionar toda la filmografía de Derek Jarman (cosa que os recomiendo, al menos sus obras claves). Probablemente la cinta se equivoca al partir de la hipótesis que quién la está viendo conoce bastante sobre Derek Jarman, y para aquello que lo estén descubriendo en ese momento se perdarán en algunos instantes.

 

blogger templates | Make Money Online