3 may. 2010

Por Alejandro Contreras

Coral (Candela Peña) se gana la vida limpiando casas, Martín (Alberto San Juan) como profesor (ya que no consigue avanzar en sus pretensiones de ser escrito) y Gracia (Cristina Marcos) protagoniza una serie de éxito en televisión. Tres vidas muy distintas entre sí, pero todas marcadas por la enfermedad de su padre (Celso Bugalla) y el miedo a heredarla (aunque su madre (Geraldine Chaplin) niegue la evidencia). El ingreso del padre en el hospital provocará que Gracia regrese a las islas canarias para estar con su familia en esos delicados momentos. Como dice la sinopsis oficial, "este hecho les obligará a enfrentarse entre ellos, pero también a sí mismos".

Dunia Ayaso y Félix Sabroso continúan la senda marcada por LOS AÑOS DESNUDOS (2008) y siguen desmarcándose de la comedia alocada de sus principios. Lejos del retrato que se hacia de la esquizofrenia en A BEAUTIFUL MIND (2001), los directores se quedan con un retrato más sobrio del tema y enfocados más en el miedo a desarrollar esa enfermedad por los vástagos del esquizofrénico. El tema es interesante aunque el guión queda un poco simplón. Una lastima porque si lo hubieran elaborado algo más, la película podría haber sido sobresaliente. Esta durante toda la proyección salvandose por los pelos del desastre, y aunque finalmente llega a buen puerto, te deja una sensación de "le falta algo".

Sin duda lo mejor son sus actores, en primer lugar un talentoso Alberto San Juan (merecida Espiga de Oro en la 54ª Seminci), una racial Candela Peña y una lunática Cristina Marcos. Los tres tienen en sus manos tres personajes muy potentes y que le sacan el máximo partido con unas interpretaciones de quitarse el sombrero. Además, el resto de los actores están en consonancia (Celso Bugalla, Geraldine Chaplin, Antonio de la Torre).

Un pasito más hacia delante en la nueva etapa dramática de Dunia Ayaso y Félix Sabroso que apuntan maneras, aunque esta película haya quedado algo descafeinada.

 

blogger templates | Make Money Online